Lunes, 24 Abril 2017

Las Cuatro Direcciones para el futuro

info

Internacionalidad

 

Contexto: (La Historia)

 

Como Hermanos viviendo y trabajando en diversos países y en diferentes culturas, nosotros somos testigos de la pobreza y la opresión, la desigual distribución de los recursos terrestres y de intereses egoístas creados que prevalecen respecto de las necesidades humanas mundiales.

 

También vemos en los esfuerzos de nuestros propios Hermanos, en toda la Congregación, nuevas expresiones del carisma de Edmundo en ministerios de colaboración. Estando comprometidos con la inculturación y siendo internacionales en nuestros puntos de vista, nos esforzamos para escuchar los anhelos más profundos de la humanidad, especialmente en la situación de los pobres.

 

Nuestro compartir y reflexión nos ha conducido a un modo global de observar la tierra, sus gentes, y sus necesidades.

 

Como hombres comprometidos con una hermandad internacional, somos especialmente sensibles a una búsqueda de la unidad del mundo en un solo Dios creador.

Este compromiso será doloroso. Tendrá serias implicancias para los recursos congregacionales. Demandará de nosotros una renuncia de nuestros puntos de vista limitados y algunas de nuestras esperanzas más queridas, mientras nos preparamos para una respuesta nueva.

 

Dirección: (El Sueño)

 

Nosotros como congregación nos comprometemos a la internacionalidad.

 

 

Llamados hacia los marginados de la sociedad

 

Contexto: (La historia)

 

El contexto de nuestra congregación hoy en día es un mundo que cambia rápidamente y establece una agenda nueva para la iglesia.

 

En estas circunstancias cambiantes estamos llamados a descubrir nuevamente lo que el verdadero seguimiento de Jesús requiere de nosotros en el espíritu de Edmundo.

 

El Dios de Jesús es un Dios de radical transformación, “que derriba a los poderosos de sus tronos y enaltece a los humildes.” (Lucas 1,52)

 

El contenido profético de la predicación de Jesús sobre el Reino de Dios estuvo centrado en los pobres. Los recursos materiales y la energía espiritual de Edmundo estuvieron dirigidos a elevar a los pobres hacia una manera digna de vida. La respuesta al grito de los pobres toca lo más profundo de la Buena Noticia y está en el corazón de nuestro carisma.


A un nivel personal, nuestro compromiso con los marginados de la sociedad requiere de cada uno de nosotros:

Una conversión de corazón que nos permita ver el mundo a través de los ojos de los pobres.


Responder al llamado urgente del Espíritu para elegir la vida.


Encarar los miedos y ansiedades que paralizan la acción del Espíritu en nuestra respuesta a los nuevos comienzos.


Aceptar que nuestro compromiso con los más desaventajados en la sociedad es un llamado a tener fe en la persona y en la visión de Jesús.

 

Dirección: (El Sueño)

 

Hacemos una llamado a todos los Hermanos hacia un cambio de ministerio con los marginados de la sociedad.

 

 

Crecimiento a través de nuestra fragilidad

 

Contexto: (La Historia)

 

El llamado a la hermandad religiosa, “Un estado de vida completo en sí mismo”, es una llamada al crecimiento de nuestra persona en su plenitud.

Utilizamos nuestros dones personales, aceptamos nuestras limitaciones y aprovechamos las oportunidades y desafíos para elegir los valores de vida con la intención de crecer hacia la madurez como personas balanceadas, íntegras e integradas.

 

La visión evangélica de la vida en su forma radical de votos es el centro de la vida religiosa, dándole significado y dirección. Cualquier seria disminución en vivir la visión evangélica en nuestra vida personal, comunitaria o en nuestros Ministerios, conduce a la muerte en vez de a la vida.

 

Reconocemos y aceptamos la verdad de nuestra fragilidad. Nuestros ojos han sido abiertos a nuestras deficiencias.

 

Aceptamos que esos aspectos de nuestra vida congregacional que no impulsan nuestro crecimiento humano, deben ser consideradas.

 

Nosotros como Hermanos reconocemos y compartimos nuestras debilidades y fragilidad y requerimos el crecimiento que el Dios sanador nos concede.

 

Dirección: (El Sueño)

 

Nosotros como Hermanos reconocemos y compartimos nuestras debilidades y fragilidad y requerimos el crecimiento que el Dios sanador nos concede. Creciendo a través de nuestra fragilidad.

 

La familia del Beato Edmundo Rice

 

Los Hermanos reconocen y afirman con regocijo, el surgimiento en muchas partes del mundo, de individuos y grupos que son inspirados por la visión del Beato Edmundo Rice y expresan su carisma en modos apropiados a su situación.

 

Nosotros reafirmamos el valor de la vocación de los Hermanos, convencidos que los miembros profesos hacen una contribución única en la realización del Reino de Dios en el mundo.

 

Este movimiento creciente:

  • Incluye automáticamente a todos los miembros profesos de la Congregación.

  • Incluye hombres y mujeres de todas las edades, de diferentes extracciones modos de vida.

  • Ha conducido a la formación de varios grupos y asociaciones, algunos formales y otros informales.

  • Es respetuoso de la autonomía y libertad de las personas.

  • Tiene gran potencial para lograr que tanto los Hermanos como otros seguidores de Edmundo vivan
    la visión del carisma de Edmundo en un contexto universal.

Dirección: (El Sueño)

 

Nosotros como Hermanos aclamamos a la familia del Beato Edmundo Rice como un don para la Iglesia y el mundo, y trabajamos mano a mano en todas las expresiones auténticas del carisma de Edmundo.

 

Fuente: www.familiaedmundorice.org

 banner anio


 Para Agendar 

espere 

 

 En los próximos días iremos publicando las actividades para agendar.

Calendario - Eventos

Sin eventos