Martes, 23 Mayo 2017

Carta Magna - Eje 6

6.- Un amor especial por María

 

Edmundo aprendió a amar a María en su hogar en Callan, donde el Rosario en familia era una tradición.

 

Más tarde, como un exitoso hombre de negocios, rezaba el rosario con los capitanes de los barcos antes de sus largos viajes. Sabemos que también lo rezaba con sus compañeros en el camino de las ferias de hacienda en las ciudades del Sur de Irlanda. Cuando Edmundo fundó su Congregación, el rezo del Rosario fue aceptado como devoción de la comunidad y un método de oración.

 

Edmundo puso a su nueva Congregación bajo el Patronazgo de la Virgen María e inculcaba en los colegios la devoción a María Inmaculada. Esta resultó una de las más destacadas facetas de su sistema de enseñanza.

 

Un cuadro de Nuestra Señora y luego una estatua ocupaban un lugar prominente en todos sus colegios. El día escolar comenzaba con una oración y concluía con el recitado de las Letanías de la Virgen y al tocar cada hora del día, los alumnos con su maestro rezaban el Ave María. El Angelus y otras oraciones se rezaban al mediodía. El "Acordaos" era la oración favorita de Edmundo y cuando ya era anciano invitaba a los Brothers que lo visitaban en su habitación a que lo acompañasen a rezarla.

 

Cuando lo llevaban al jardín en su silla de ruedas, se detenía frente a la gruta de Nuestra Señora, donde entre otras oraciones rezaba el "Memorare". Porque el amor al Hijo era el centro de su vida, era connatural que su devoción a la Madre derivase de su amor a Jesús.

 


Oración de Edmundo Rice

 

Oh Dios, te damos gracias por la vida de Edmundo Rice. Él abrió su

corazón a Cristo presente en todos los que sufren la pobreza y la injusticia.

 

Concédenos la gracia de imitar su ejemplo de fe y generosidad.

 

Danos la valentía y la compasión de Edmundo mientras nos esforzamos en vivir en el amor y al servicio de los demás.

 

Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor.

 

Amén